in , , ,

Crítica de ‘¡Alguien me está Espiando!’ (1978, John Carpenter)

¡Alguien me está Espiando!

¡Alguien me está Espiando! es una película interesante en el canon Carpenter. No hay acosadores sobrenaturales, extraterrestres, demonios o fantasmas; en cambio, la película trata sobre Leigh Michaels, una mujer de veintinueve años que va a Los Ángeles para seguir una carrera en la dirección de televisión en vivo. Se muda a un bonito apartamento de gran altura, consigue un buen trabajo en una estación local y conoce a Paul, un profesor de universidad. Todo parece ir bien hasta que ella comienza a recibir extrañas llamadas telefónicas y regalos de una compañía que afirma que ha ganado unas vacaciones. En el transcurso de la película, las amenazas del acosador aumentan y Leigh finalmente descubre que la están observando desde el edificio de apartamentos adyacente. Esto la obliga a buscar ayuda de la policía, pero no pueden ayudarla porque su acosador técnicamente no ha hecho nada ilegal. Como resultado, Leigh comienza a tomar las cosas en sus propias manos y la película se convierte en un juego con consecuencias trágicas y mortales para todos los involucrados.

Los cinéfilos se refieren a La Noche de Halloween como “hitchcockiana”, pero ¡Alguien me está Espiando! es el verdadero homenaje de Carpenter a Sir Alfred, ya que la película parece algo que habría dirigido el maestro del suspense una década antes. Incluso la fotografía (especialmente su paleta de colores) parece un film clásico del autor de Psicosis, a pesar de que está cargada de ropa y peinados de los años 70. Además, el tema de la película, el voyeurismo, fue explorado por el director inglés varias veces a lo largo de su carrera. Carpenter incluso utiliza una técnica de zoom de carro en un punto que toma prestado directamente de ya sabéis quién.

Este temprano esfuerzo de John Carpenter, realizado antes de La noche de Halloween pero transmitido por televisión después, es un ejemplo modesto pero sólido de sus habilidades de desarrollo como cineasta. El guión de Carpenter no es terriblemente original (la premisa y varias escenas toman prestado en gran medida de La Ventana Indiscreta de, sí, Hitchcock) pero hace que la historia sea suya con su propia marca peculiar de caracterizaciones: Leigh escapa del estereotipo habitual de heroína bonita gracias a su mentalidad independiente y peculiar sentido del humor y Paul hace una lámina romántica reflexiva, refrescantemente no machista para su personaje. Estas caracterizaciones intrigantes se benefician aún más de las actuaciones hábiles de un elenco bien elegido: Lauren Hutton aporta la combinación correcta de encanto y habilidad para hacer creíble su caracterización, David Birney presenta una actuación muy discreta y Adrienne Barbeau aporta un agradable cinismo luchador al papel del compañero de trabajo sabihondo de Leigh. Detrás de la cámara, John Carpenter muestra su ya sólida comprensión de la mecánica de la película de suspenso con una combinación de trabajo de cámara astuta y fluida, además de una edición muy precisa. Las limitaciones del formato de película para televisión impiden que la película entregue las delicias de su trabajo posterior, pero se las arregla para empacar un alto nivel de suspenso nervioso en ¡Alguien me Está Espiando! y mantiene las cosas en movimiento a toda velocidad. Como resultado, no es Carpenter de alto nivel, pero es lo suficientemente inteligente y hábil como para que valga la pena a sus admiradores.

En resumen, ¡Alguien me Está Espiando! es una pieza interesante de la historia del horror, ya que es una de las tres películas (junto a Dark Star y Asalto a la Comisaría del Distrito 13, además de su cortometraje Captain Voyeur) que permiten a los espectadores ver a John Carpenter antes de convertirse en John Carpenter. Obviamente, no es una obra maestra como sus películas posteriores debido a su presupuesto y limitaciones de tiempo, Carpenter lo admite libremente. Aun así, es una película curiosa que todos sus fanáticos necesitan ver, especialmente teniendo en cuenta que ya no saca una película cada año. De todas sus cintas, se destaca como la más singular debido a las restricciones mencionadas anteriormente. Generalmente un director independiente, se vio obligado a meterse en una caja con esta producción, pero su genio todavía se nota, ya que eleva una película hecha para televisión a algo que está técnicamente bien hecho.

Written by Hernán Funes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Evil Dead Now

‘Evil Dead Rise’: Así será la nueva ‘Posesión Infernal’

Godzilla vs. Kong

Nuevos detalles de ‘Godzilla vs. Kong’