Portada » Crítica: ‘Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia’ (2016, Zack Snyder)

Crítica: ‘Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia’ (2016, Zack Snyder)

En Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, el vigilante de Gotham City aparece para poner a raya al superhéroe de Metropolis ante el temor de las acciones que pueda llevar a cabo. Mientras tanto, la opinión pública debate cuál es realmente el héroe que necesitan. El Hombre de Acero y El Caballero Oscuro se sumergen en una contienda territorial, pero las cosas se complican cuando una nueva y peligrosa amenaza pone en jaque la existencia de la humanidad.

Director: Zack Snyder.
Reparto: Ben Affleck, Henry Cavill, Amy Adams, Gal Gadot, Jesse Eisenberg, Diane Lane, Laurence Fishburne, Jeremy Irons, Holly Hunter, Scoot McNairy, Callan Mulvey.

Aplaudo lo que ha hecho Zack Snyder (independientemente de su calidad como cineasta, que para mí la tiene) con las adaptaciones de comic. Tiene mérito rescatar 300 de Frank Miller y atreverse después con esa obra magna -intocable para muchos- que es Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons, agrupando fans y detractores a partes iguales. Poco después, en una sociedad más desilusionada y meticulosa con los cambios, revitaliza en El Hombre de Acero a un Superman distinto al de la era Richard Donner/Christopher Reeve. En Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, Snyder se enfrenta a su gran prueba de fuego. ¿Cómo condensar en un mismo film la lucha entre dos leyendas del comic (ya se intentó en el pasado), introducir un nuevo Batman en un universo opuesto al de Nolan, enmendar los errores del pasado y acelerar el nacimiento de La Liga de la Justicia? ¿Cómo trabajar en un año (cuatro si contamos El Hombre de Acero) lo que Marvel ha conseguido en siete con cinco películas? Todo son preguntas. Y mientras tanto, el mundo entero está observando, expectante.

Dejemos clara una cosa: Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia no es es la película definitiva de superhéroes que muchos esperaban (el hype puede hacer mucho daño). Ni siquiera es la mejor película en la que intervienen ambos personajes; esos puestos le corresponderían a El Caballero Oscuro y al Superman de 1978. ¿Significa eso que es un desastre? No. No es todo blanco o negro, amigos. Desastres son Batman & Robin o Superman IV: En Busca de la Paz, si nos centramos en la historia cinematográfica del dúo. Y si somos un poco sadomasoquistas, Catwoman, X-Men Orígenes: LobeznoElektra no quedan muy lejos.

Gran parte de los handicaps que lastraban El Hombre de Acero han sido corregidos en Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, sin duda un film más pulido que el de hace unos años. Se nota la mano de Chris Terrio (Argo) en guión, cuyo trabajo hace justicia tanto a los personajes repetidores como a los nuevos y traza, ahora sí, el camino a seguir en las futuras películas de DC (no es de extrañar que Terrio vuelva en, al menos, la primera entrega de La Liga de la Justicia). El auténtico enemigo de los dos titanes con capa no es Lex Luthor: es el ritmo de la cinta. Por una parte se agradece respirar la calma que precede a la tormenta; Snyder aprovecha para presentar la mitología de Batman y sacar jugo de un Ben Affleck en estado de gracia. Una vez tiene lugar el esperado enfrentamiento entre ambos personajes, todo lo que sucede a continuación se desarrolla a una velocidad frenética que termina agotando al espectador. Mucho ayuda la entrada de la majestuosa Wonder Woman de Gal Gadot, una dosis de oxígeno ante la multitud de frentes abiertos; en cambio, sus futuros compañeros de La Liga de la Justicia (Flash, Cyborg, Aquaman) se dejan ver de una forma demasiado forzada. 

DC ha querido abarcar mucho tirando la casa por la ventana, y esta casa apenas tiene ventanas. Henry Cavill sigue siendo solvente como Superman y Clark Kent, lógicamente más cómodo en esta ocasión. Ben Affleck se corona como la estrella del film y ofrece el mejor y más completo Batman visto en años (y su Bruce Wayne tres cuartos de lo mismo). El Lex Luthor de Jesse Eisenberg podría haber caído fácilmente en terreno Joel Schumacher, pero el actor salva los muebles con una versión oscura de su papel en La Red Social que, al menos a mí, me convenció. De Jeremy Irons como Alfred Pennyworth quiero ver más en el futuro, y aquellos que vienen de la anterior (Amy Adams, Laurence Fishburne, Diane Lane) cumplen a la perfección. La sorpresa de Batman v Superman no es otra que la mencionada Gal Gadot.

Uno ya sabe a qué atenerse cuando se dispone a ver Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia. Esto no es TolstóiDostoyevski, esto es puro espectáculo que debe(ría) disfrutarse con la mente despejada y, a ser posible, sin saber nada o casi nada de ella. Muchos buscarán en ella la segunda venida de Cristo; otros simplemente disfrutarán al ver juntos, y finalmente en la gran pantalla, al Caballero Oscuro y al Hombre de Acero.

Un comentario sobre «Crítica: ‘Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia’ (2016, Zack Snyder)»

  1. Yo creo que la película definitiva y a trabajar mucho en el guión y que podría ser una joya del cine sería la realización del comic llamado KINGDOM COME. Y creo que en lo visual debería ser de Snider.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba