Portada » Así era la nueva ‘Viernes 13’ antes de ser cancelada

Así era la nueva ‘Viernes 13’ antes de ser cancelada

Hace unas semanas, Paramount Pictures canceló la nueva entrega de Viernes 13 que iba a dirigir Breck Eisner (The Crazies) debido al pobre rendimiento en taquilla de Rings. Estaba previsto que el proyecto (titulado provisionalmente Viernes 13: Parte 13) arrancara en marzo; el estudio ya había comenzado con el casting y ahora, los amigos de Bloody Disgusting han podido acceder al borrador del guión de Aaron Guzikowksi (Prisioneros).

La nueva Viernes 13 arrancaba en 1977, en Crystal Lake. Jeff y Sandra, dos jóvenes monitores, comparten fluidos en lo alto de la torre de vigilancia de incendios del campamento. De repente, un psicópata que porta un saco en la cabeza corta el talón de Aquiles de Jeff y lanza al vacío a Sandra. Este simpático homenaje a Viernes 13: 2ª Parte tiene guardada una sorpresa: el autor de los crímenes no es Jason Voorhees, sino su padre Elias.

Tal y como os contábamos hace unos meses, Elias iba a jugar un papel muy importante en esta nueva película. Bajo la fachada de vigilante del campamento, suma cinco víctimas más antes ser asesinado por su mujer Pamela (a la que ha estado engañando durante cierto tiempo), que se ha vuelto majara en los años posteriores a la desaparición de su hijo Jason. Hablando de Jason: tiene 16 años en 1977, y es un chaval deforme cuyo rostro se oculta tras una máscara médica. Pamela le alimenta a través de un tubo. Los otros chicos del campamento le atormentan de forma cruel; un día, deciden grabar en Super 8 una de las vejaciones y ésta deriva en tragedia. Como en la mitología clásica, Jason termina ahogándose.

Annie (17 años) y su hermana Mary, hijas del dueño Steve Christy (un personaje que aparecía en la primera película) llevan el peso de la película en la primera mitad del film. Annie siente empatía por Jason, e insiste en enseñarle a nadar, pero su novio Barry lidera el grupo de matones que convierten la vida del chico en un infierno. Tras la tragedia, deciden guardar el secreto de lo sucedido.

1980. Tres años después. La segunda mitad del film es un mix de las tres primeras películas. Tras descubrir el metraje de la Super 8, Pamela Voorhees inicia una serie de asesinatos en el campamento. Annie termina con ella (decapitándola, ¿os suena?) y sobrevive junto a su hermana Mary.

Sin embargo, Jason Voorhees ha presenciado la muerte de su madre y está muy enfadado. La última media hora de la película está dedicada a su figura -por cierto: lleva una máscara de portero de hockey amarilla-. Un tridente de pesca, un cuchillo de carnicero, una estaca de tienda o sus manos desnudas le sirven a Jason para despachar a los monitores. Annie y Mary llegan a la torre de vigilancia de incendios del campamento, donde empieza la película. Allá arriba encuentran el diario de Elias, lleno de símbolos extraños y unas palabras que avisan: “Mátale antes de que nazca, antes de que sea demasiado tarde”: por lo visto, Elias sabía que su futuro hijo no sería precisamente normal.

Como hacía Ginny con Pamela, Annie se disfraza de Elias para engañar -momentáneamente- al asesino. Éste hace añicos la torre causando la muerte de Annie; Mary consigue sobrevivir. De Jason no se vuelve a saber nada… 

¿Qué os parece el Viernes 13 que nos hemos perdido? ¿Creéis que volveremos a ver a Jason Voorhees pronto en la gran pantalla?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba