[REC] y sus secuelas: Infectados por el mal

[REC]. Palabras (siglas) mayores. Hace doce años, centenares de espectadores acudieron en masa al pase de la nueva película de Jaume Balagueró y Paco Plaza en el Festival de Sitges  sin saber que serían testigos de la redefinición de nuestro cine, un punto de inflexión para todos los amantes del género fantástico.

[REC] es cine en esencia pura y nos brinda una lección palpable hoy más que nunca: se puede hacer cine sin apenas recursos. Es precisamente ahí donde radica la genialidad del found footage (presente en la primera y segunda entrega de la franquicia) que permite multiplicar la veracidad de la historia sirviéndose de su naturaleza low-cost.

Sin embargo, las claves de [REC] van más allá. El terror va de la mano de la comedia, el costumbrismo característico del estilo de Plaza, que posteriormente se verá aumentado en la tercera entrega de la saga, [REC] 3: Génesis, y depurado con maestría en Verónica; junto con la decisión de usar actores desconocidos hacen replantearse al espectador si lo que está viendo es real. Es de destacar el riguroso trabajo de maquillaje a cargo de David Ambit, quien desarrolló toda una evolución del estado de los infectados que llegó a servir de referencia para los zombies de The Walking Dead, y el uso de una protagonista femenina fuerte que sigue las pautas del imaginario colectivo heredado de la Teniente Ripley en Alien, la cual se enfrenta en camiseta interior de tirantes, sucia y completamente sudada al monstruo. Otra de las genialidades fue la decisión de convertir a Manuela Velasco, que había presentado Cuatrosfera, en Ángela.

Pronto se planteó la gran cuestión: ¿se trata de zombies o de infectados? Los directores no se mojan pero ahí está la indudable agudeza. Está claro que los vecinos del número 34 de Rambla de Catalunya están infectados; sin embargo, se abre la puerta a las posesiones demoníacas con la Niña Medeiros. [REC] tiene la capacidad de valerse de símbolos populares del cine de terror para dotarlos de una identidad propia e introducirlos dentro de su universo propio.

Con [REC] 2 iba a ser difícil reinventarse una vez habían alcanzado la fórmula del éxito. Debían seguir el espíritu de la original y optaron por volver a experimentar, el afán de arriesgarlo todo ha marcado la saga de principio a fin. En este caso, ante el reto de seguir explorando el siniestro edificio de Barcelona que todo el mundo conocía, aplicaron la lógica de los videojuegos para crear la sensación de realidad virtual mediante las cámaras de los policías y giraron hacia el gore más puro y entretenido.

[REC] Génesis

En [REC] 3: Génesis -firmada únicamente por Paco Plaza– cambian de barco, construyen el guion sobre la comedia gamberra y juguetona, y pasa a rodarse al más puro estilo anti[REC] con travellings, trípode y una iluminación cuidada. Mantiene a su protagonista empoderada con la figura de Clara, interpretada maravillosamente por Leticia Dolera, quien se machacó en el gimnasio y usó como referente a Uma Thurman en Kill Bill. [REC] 3: Génesis es especialmente delicada y cuidadosa, consigue presentarle al público un personaje totalmente nuevo que funciona como una corriente de aire fresco siendo equiparable al de Ángela. A modo de curiosidad, Plaza y su equipo fueron especialmente meticulosos en la creación de la boca hasta el punto de confeccionar toda una gama evolutiva de trajes de boda para Clara. Según declaradores del propio director: «Diseñamos la colocación de las mesas con el grafismo que conlleva, las tarjetitas del menú, las tarjetas de dónde va cada comensal, el ramo de la novia. Nos interesaba en contraste. De repente teníamos la boda ideal, con una pareja que se quiere un montón y todo es muy romántico. Así que tiré por ese lado romántico con unos tonos muy suaves, para que luego de golpe todo se llenara de sangre y se convirtiera en el horror.»

[REC] Apocalisis

Por último, en el año 2014 se cierra la saga con [REC] 4: Apocalipsis de Jaume Balagueró. En su inicio se plateó situar la historia en un partido de fútbol de la Champions en mitad del Camp Nou, donde gran parte del público quedaría infectado incluyendo algunos jugadores como Iniesta, pero acabó ubicándose en un barco en mitad del océano recuperando la agobiante atmósfera de la primera. Esto supuso un reto porque se rodó en un barco real y no en plató, con lo cual todo estaba lleno de trampas para el equipo. Algo destacable de este último capítulo es el regreso de Ángela Vidal por todo lo alto, motor de barco bajo el hombro.

[REC] es probablemente una de las sagas que mejor define nuestro cine nacional actual por su carácter arriesgado, experimental y la representación tan característica de nuestra sociedad.

[REC] 4 no cierra de forma definitiva la franquicia. Ya han pasado cinco años desde el último estreno y no son pocos los que esperan [REC] 5, así que… Paco, Jaume: rodadla ya. Por vuestra puta madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba