Se trata de una de las secciones más adoradas y esperadas por todo el público del FANT Bilbao, el concurso de cortometrajes. Una sección que edición tras edición ha sumado fuerza, potencia e importancia dentro del festival. Algo que, sin lugar a dudas, se debe a tres factores principalmente. En primer lugar, el esfuerzo de la organización para dar visibilidad a este formato apoyando el trabajo de nuevas y nuevos realizadores, lo que se ha convertido en una de las señas de identidad del festival, En segundo lugar, el carácter emergente del propio festival, lo que provoca que cada año aumente el nivel de las proyecciones y la participación. Y por último, y esta vez sí es lo más importante, la admiración del público vasco por los cortometrajes.

El concurso FANT en Corto presenta 20 trabajos, 11 de ellos de realizadores vascos, que optarán al premio del público al Mejor Cortometraje con una dotación de 3.000 €. Asimismo, el jurado otorgará otros dos galardones más: Mejor Cortometraje Internacional y Mejor Cortometraje Vasco, dotados con 3.000 y 2.000 € respectivamente. Se fallará además, un nuevo premio concedido por la Unión de Actores Vascos – Euskal Aktoreen Batasuna que reconocerá por primera vez la Mejor Interpretación de los cortos de realización vasca (Sección FANT en corto vasco).

El jurado de expertos está formado por el escritor y guionista, Joanes Urkixo; el realizador donostiarra Koldo Almandoz y la periodista especializada en cine Janire Zurbano, redactora de la revista Cinemanía y colaboradora habitual en otros medios.

Los 20 trabajos a concurso se pueden ver en su versión original, con subtítulos en euskera y/o castellano. Estos son son:

Cortometrajes Vascos:

  • Aprieta pero Raramente Ahoga, de David Pérez Sañudo
  • Contact, de Alessandro Novelli
  • El Duelo, de Aritzeder Arregui
  • Ejecutor, de Javier Arriaga
  • June, de Arantza Ibarra Basañez
  • La Noche de las Sombras, de Aritz Elguezábal Totoricagüena
  • Pink Milk, de Laura Silva
  • Revolution (What´s going on?), de Two Maniacs (Ernesto Báez, Joshua Duran)
  • Tür, de Ernesto Báez
  • Versus, de Demetrio Elorz
  • Ziren, de Aitzol Saratxaga

Cortometrajes internacionales:

  • 72%, de Lluis Quilez
  • Bailaora, de Rubin Stein
  • El Fotoviaje de Carla, de Fran Gas
  • Le Jour où Maman est Devenue un Mostre, de Joséphine Hopkings
  • M.A.M.O.N. Monitor Against Mexicans Over Worldwide, de Alejandro Damiami
  • Milk, de Santiago Menghini
  • Minotauro, de Greg A. Sebastian
  • RIP, de Caye Casas y Albert Pintó
  • Skickelsen, de Jonas Gramming

Para no alargar demasiado el artículo, a continuación resumiré los que más me han gustado.

Pink Milk (2018, Laura Silva)

Viaje onírico a través de la mente de quien podría considerarse un pederasta o una víctima de su pasado, luchando por salir del laberinto que le plantea su propia psique.

Directora: Laura Silva
Reparto: Iñaki Urrutia y Jaione Elorza

Sin duda, el cortometraje con un lenguaje visual más potente, expresivo y cuidado. Se nota especialmente la mano de su directora en este aspecto.  Según palabras de la propia Laura Silva, el objetivo de este cortometraje es remover tripas y conciencias con uno de los temas sociales más delicados. También cabe destacar que Silva es una de las dos mujeres que optan a alguno de los premios de cortometraje del festival. La otra directora es Arantza Ibarra que participa con su corto June.  Por otro lado, Me gustaría resaltar el papel de la niña del cortometraje, Jaione Elorza. A pesar de su corta edad, tiene unos registros en pantalla muy prometedores.

RIP (2017, Caye Casas, Albert Pintó)

En un pueblo de mala muerte una mujer prepara el funeral de su marido con esmero, su idea es que todo salga a la perfección ya que para ella es muy importante quedar bien con los invitados.

Directores: Caye Casas y Albert Pintó
Reparto: Josep Maria Riera, Itziar Castro y Carme Sansa

Para mí, el gran favorito para lograr el premio al mejor corto. La pareja de cineastas que la dirigen consiguen un trabajo que roza la perfección. Una comedia negra que delata el cinismo moral que muchos seres humanos abanderan con tal de mantener las apariencias de cara a la sociedad que les rodea.  Por cierto, un género, el de la comedia negra, que estos dos directores manejan con gran acierto tal y  como han demostrado también con su primer largometraje Matar a Dios que, igualmente, se ha proyectado en este festival. En ambos trabajos, dicho sea de paso, hay que destacar la interpretación de Itziar Castro.

Ziren (2017, Aitzol Saratxaga)

Carol hace poco que perdió a su pareja y todavía es incapaz de superar ese trágico suceso. Un médico le propondrá un nuevo método experimental para traerle de vuelta a la vida. Carol deberá tomar una decisión que le cambiará la vida para siempre.

Director: Aitzol Saratxaga
Reparto: Olatz Ganboa, Adrian García y Mikel Losada

Quiero destacar este trabajo porque me ha recordado mucho a una de mis series favoritas, Black Mirror. Abre la ventana a un posible futuro distópico donde será posible recuperar a nuestros seres queridos perdidos pero que en realidad es una ventana donde nos precipitaremos a una caída libre de duración indeterminada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.