Crónica Sitges 2019 (I): 3 From Hell, Dogs Don’t Wear Pants, Ready or Not…

Dejar el Festival de Sitges atrás conlleva encarar una realidad harto terrorífica y procesar todos los títulos vistos en Auditori, Retiro, Prado, Tramuntana o Brigadoon. Títulos variados para todos los gustos, unos mejores que otros, y que, de una forma u otra, alimentan el género que tanto nos gusta. Vamos a repasar a continuación -a lo largo de varias crónicas- todas las películas que tuvimos la ocasión de ver en Sitges 2019 durante once días de ensueño:

EN LA HIERBA ALTA (2019, Vincenzo Natali)

Dos hermanos se adentran en un inmenso campo de hierba tras escuchar el grito de auxilio de un niño. Cuando Becky y Cal oyen el llanto de un niño pidiendo ayuda, ambos se adentrarán en un gran campo de hierba alta en Kansas, donde quedarán atrapados por una fuerza siniestra que rápidamente les desorienta y les separa. Aislados del mundo y sin posibilidad de escapar del control del campo, pronto descubren que lo único peor que estar perdido es ser encontrado. 

Nos encontramos ante una sólida aportación al universo cinematográfico de Stephen King, cuya obra original está firmada en coautoría con su hijo Joe Hill. Es imposible no acordarse de otras obras del autor de Maine como El Resplandor o Cementerio Viviente, pero también de Cube al encontrar ciertos paralelismos en su argumento y compartir director, Vincenzo Natali. La genial capacidad de aprovechar un único espacio, haciendo de un simple campo de hierbas un infierno donde tiempo y espacio parecen no responder a las leyes físicas, se convierte en una de las mejores bazas de este título concebido para Netflix. Interesante cuanto menos. 7/10

3 FROM HELL (2019, Rob Zombie)

Otis, Baby y Spaulding han logrado sobrevivir de alguna manera a una tormenta de balas. Su recuperación «satánica» les lleva directamente a prisión, de donde escapan sin demasiados problemas. Una vez fuera conocerán a un cuarto miembro, Foxy, que comparte sus peculiares virtudes, y con el cual volverán a desatar el caos allá por donde pasan. 

La primera decepción del festival no se hizo esperar. Y es que La Casa de los 1000 Cadáveres y Los Renegados del Diablo formaban un díptico sensacional que no necesitaba un cierre tan poco acertado como el de 3 From Hell, una cinta rodada con cierta desgana que sigue las aventuras del trío criminal Firefly (Baby (Sheri Moon Zombie), Otis (Bill Moseley) y Spaulding (Sid Haig)), ahora acompañados de un nuevo componente llamado Winslow (Richard Brake). Parece no haber corazón ni alma en esta ¿última? secuela filmada por un Rob Zombie más cercano a 31 que a las dos predecesoras mencionadas. Al final, la trama es lo de menos: todo es ruido, violencia en su máximo nivel y una Moon Zombie demasiado pasada de vueltas. Moseley y Brake salvan la función del completo desastre. 5/10

4X4 (2019, Mariano Cohn)

Una lujosa camioneta 4×4 está estacionada en la vereda en un barrio como tantos de Buenos Aires. Un chico entra en ella para robar. Pero cuando quiere salir, no puede. Las puertas no responden, los vidrios tampoco; el vehículo es como un bunker blindado. La situación es desesperante: está encerrado. Alguien desde afuera tiene el control de la 4×4, y parece tener un plan.

Agradable sorpresa procedente de Argentina que busca remover la conciencia de los espectadores en base a problemas sociales cotidianos como la inseguridad o la justicia callejera. Los cimientos de 4×4 son fuertes: el trabajo de dirección e interpretación (en especial Peter Lanzani) están a la altura, y aunque su primera mitad sea quizás la más interesante debido al juego entre cazador y cazado, no decepciona en absoluto. 7/10

DOGS DON’T WEAR PANTS (2019, J-P Valkeapää)

Juha desarrolla una inesperada pero poderosa conexión con una dominatrix llamada Mona después de sufrir un incidente traumático que la deja paralizada a nivel emocional. Su peligrosa adicción al sofoco recibe una plácida contestación por parte de Mona, que lleva a su nueva compañera hacia la iluminación espiritual a través de un camino salvaje y alocado.

A nuestro juicio, la película del festival y la feel bad movie del año. Dogs Don’t Wear Pants está destinada a ser una película para el recuerdo, un clásico de culto que responde a la pregunta de qué hubiera salido si uniéramos el Cronenberg de Crash con el Lanthimos de El Sacrificio de un Cuervo Sagrado. J-P Valkeapää construye un relato donde el sadomasoquismo es solo el contexto. Dos de sus mayores bazas son la pareja protagonista, Pekka Strang y Krista Kosonen, cuya química traspasa la pantalla. 8.5/10

UNSTOPPABLE (2019, Kim Min-Ho)

Dong-Chul es un antiguo matón que trata de llevar un honesta y pacífica, aunque no muy exitosa, vida dentro de la legalidad. Cuando un día una banda que trafica con mujeres secuestra a su esposa, Dong-Chul no verá otra salida que volver a sus antiguos métodos para poder encontrarla.

Esta historia la conocemos a la perfección: hombre normal y corriente con antecedentes poco agradables debe volver a la acción para rescatar a su esposa de las garras del villano de la función, un jefe de la mafia que trafica con mujeres. Unstoppable está lejos de ofrecer algo nuevo, pero es el carisma de su protagonista –Ma Dong-seok, a quien vimos recientemente en Tren a Busan– y sus setpieces de acción los principales alicientes del viaje. Sencilla pero resultona; se agradecen sus toques de humor. 6/10

THE LODGE (2019, Severin Fiala, Veronika Franz)

Una mujer que está apunto de convertirse en madrastra se encuentra atrapada junto a los dos hijos de su prometido en una casa alejada de la civilización por culpa de una fuerte nevada. Justo cuando la relación entre los tres empieza a florecer, la mujer adopta una actitud aterradora que proviene del adoctrinamiento religioso que sufrió en su dura infancia.

Los directores Severin Fiala y Veronika Franz (Goodbye Mommy) continúan en The Lodge con el ambiente frío y opresivo de su anterior película y acuden de nuevo al relato de la familia rota como punto de arranque. Aunque pueda desviarse -un pelín- a mitad del camino debido a unas decisiones de guion un tanto extrañas (pero nada graves), es esta una portentosa historia de terror que sabe aprovechar sus puntos fuertes: entre ellos, su plantel de intérpretes, en el que destaca especialmente Riley Keough. Atentos a los paralelismos con Hereditary de Ari Aster. 7/10

READY OR NOT (2019, Tyler Gillett, Matt Bettinelli-Olpin)

Durante la noche de su boda, una mujer recibe la invitación por parte de la rica y excéntrica familia de su marido para participar en una tradición ancestral que se convierte en un juego letal de supervivencia.

Conocida como Noche de Bodas en España, dio al público lo que quería: un buen rato de diversión sin prejuicios y con mucha mala leche (dentro de lo esperado en una producción de este estilo). La historia coge lo mejor de films tan dispares como El Malvado Zaroff y You’re Next (Tú Eres el Siguiente) y siendo sinceros cabe en una servilleta de papel, aunque el resultado final luce resultón gracias a la entrega total de una Samara Weaving en estado de gracia. Ella es, sin lugar a dudas, la estrella del show. 7/10

LA JAURÍA (2019, Carlos Martín Ferrera)

En la oscuridad de la noche en el corazón de un bosque: un coche. En el interior, un hombre despierta esposado inhalando monóxido de carbono. Se encuentra rodeado por otros tres hombres, aparentemente muertos y también esposados. Es la imagen perfecta de un suicidio colectivo. El hombre lucha desesperadamente hasta que consigue apagar el motor. Poco a poco, sus misteriosos acompañantes despiertan. No se conocen entre ellos y nadie entiende cómo han llegado allí. Entre todos tratan de montar todas las piezas, sus últimos recuerdos, las horas previas. Y muy pronto, el conflicto y la desconfianza saldrá a la superficie. Nada es lo que parece.

Pequeña película de escasos medios que intenta, a su manera, estimular una trama –con ecos a, por ejemplo, Saw– que hubiera funcionado mejor como cortometraje. Se agradecen sus buenas intenciones, pero tampoco ayuda demasiado ciertas elecciones de casting que empañan un resultado mejorable. De lo más flojo que vimos en el festival. 4/10

THE FURIES (2019, Tony D’Arquino)

Una mujer es secuestrada y se convierte en la participante de un juego mortal donde las mujeres son cazadas por hombres enmascarados. 

Sobre el papel, el debut del australiano Tony D’Aquino tenía todas las papeletas para ser un éxito: su interesante planteamiento, el inmejorable escenario y efectos prácticos de primera categoría podían hacer de éste un título memorable dentro de la hornada de slashers convencionales. Lamentablemente, la torpeza a la hora de trasladar los conceptos más fuertes del guion a la gran pantalla lastra el resultado final. Tampoco ayuda nada un tono que parece no tener rumbo fijo. The Furies aparenta mucho pero cumple muy poco. Una pena. 4/10

LITTLE MONSTERS (2019, Abe Forsythe)

Un músico fracasado, Dave, se une a la profesora infantil Miss Caroline y a una celebridad para los niños, Teddy McGiggle, para intentar proteger a los pequeños estudiantes de un repentino brote de muertos vivientes.

El espíritu de Shaun of the Dead (o Zombies Party) sobrevuela a lo largo de toda Little Monsters, una simpática e inofensiva comedia con muertos vivientes cuyo mayor atractivo es contar con la presencia de la siempre impecable Lupita Nyong’o. Que el espectador no espere mala leche ni apuntes rebeldes: Little Monsters va sobre seguro, siempre con la intención de hacer pasar un buen rato sin pretensiones. La pregunta es: ¿qué hubiera pasado si hubiera arriesgado un poco más? 6/10

Próximamente, la segunda entrega de nuestra Crónica Sitges 2019.

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba