Crítica: ‘La Llegada’ (2016, Denis Villeneuve)

La Llegada arranca cuando cuando naves extraterrestres llegan a la Tierra y los altos mandos militares piden ayuda a una experta lingüista (Amy Adams) para intentar averiguar si los alienígenas vienen en son de paz o suponen una amenaza. Poco a poco la mujer intentará aprender a comunicarse con los extraños invasores, poseedores de un lenguaje propio, para dar con la verdadera y misteriosa razón de la visita extraterrestre… Adaptación del relato corto The Story of Your Life del escritor Ted Chiang, ganador de los reconocidos premios de ciencia ficción Hugo y Nebula.

Director: Denis Villeneuve.
Reparto: Amy Adams, Jeremy Renner, Forest Whitaker, Michael Stuhlbarg, Mark O´Brien, Tzi Ma, Nathaly Thibault, Joe Cobden, Julian Casey, Larry Day, Rusell Yuen, Abigail Pniowsky, Philippe Hartmann y Andrew Shaver.

El director de cine y guionista canadiense Denis Villeneuve ha sabido labrar, durante estos últimos años, una carrera en la que sobresale, de entre muchas joyas como Prisioneros, una vibrante y brillante cinta sobre el peligroso mundo del narcotráfico titulada Sicario. No sólo eso, sino que además su cotización ha subido como la espuma cuando le ha sido adjudicada, ni más ni menos, que la tarea de encargarse de Blade Runner 2049, secuela del clásico de Ridley Scott.

Me acerqué al cine con el pensamiento, nada descabellado, de que ésta sería una película que, partiendo de la premisa de una docena de naves espaciales llegando a la Tierra y situándose sobre la superficie de otros tantos países importantes, podría ser muy cercana a Encuentros en la Tercera Fase, de Steven Spielberg, e incluso que sería un mero y aparatoso espectáculo pirotécnico, como el que tanto le gusta desplegar, de vez en cuando, al peculiar cineasta alemán Roland Emmerich.

Pero nada más lejos de la realidad. Si bien La Llegada coincide con Encuentros en la Tercera Fase en que se produce un contacto entre los extraterrestres y los humanos, el de la cinta de Spielberg es más multitudinario, mientras que en la producción de Villeneuve es más íntimo.

En realidad, La Llegada se adscribe a la corriente y la tendencia de la ciencia ficción más seria y rigurosa, más metafísica (aunque sin llegar a su nivel de pretenciosidad), que en los últimos tiempos ha sido abanderada por Interstellar, de Christopher Nolan.

Son estos ciertos momentos pretenciosos, los puntos débiles de la película.

En este caso que nos ocupa, el gobierno de los Estados Unidos decide convocar a un equipo para llevar a cabo dicho contacto y saber qué es lo que quieren los extraterrestres apareciendo por nuestro planeta, en el que pronto destacará una reconocida y experta lingüista (magníficamente interpretada por Amy Adams), que tiene una trayectoria vital marcada por el sufrimiento debido a la reciente perdida de su hija.

Los extraterrestres llegan a la Tierra con unas curiosas naves en forma de huevo y se comunican mediante un lenguaje complejo, siendo ellos también unos entes que, desde luego, no pasan desapercibidos.

Avanzado el metraje, el relativo e incipiente entendimiento que han llegado a establecer, se verá peligrar por la actuación de China. Se puede, por tanto, concluir que la película es entretenida, el guión es interesante y las interpretaciones, así como la dirección es solvente.

Eso sí, no es una película fácil, por su subtexto, y puede requerir de más de un visionado para su perfecta comprensión. Una joya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.