Crítica: ‘Aves de Presa’ (2020, Cathy Yan)

Las películas de superhéroes y basadas en cómics dominan la cartelera a nivel mundial desde hace unos años, por lo que no es una sorpresa que en los primeros meses de este 2020 llegue una nueva representante del subgénero cinematográfico en el que han sobresalido las producciones protagonizadas por personajes de Marvel y DC, y esta última es la que ahora trae Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn), adaptando en esta ocasión las aventuras -y en este particular caso, las desventuras- de una de las villanas más populares de la casa editorial de Batman y Superman, la bella y peligrosa Harley Quinn.

En Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn) se presenta a una soltera criminal pasándolo mal tras haber sufrido una abrupta ruptura en su extraña relación amorosa con el Joker. La antigua psiquiatra Harleen Frances Quinzel debe afrontar su reciente soledad y lo hace como lo haría cualquiera, saliendo de fiesta todos los días y bebiendo todo lo que pueda, disfrutando de su inmunidad en una ciudad en la que nadie se atreve a meterse con ella por temor al Príncipe Payaso del Crimen, pero las cosas se complican más para la protagonista cuando se sabe que ella ya no está con el villano, lo cual la convierte en un blanco fácil.

Al mismo tiempo que Harley Quinn (Margot Robbie) se vuelve el objetivo de criminales y policías, su destino se va entrelazando por obra de la casualidad con las vidas de la detective Renee Montoya (Rosie Perez), la experta asesina Huntress (Mary Elizabeth Winstead) y la cantante de poderosa voz Black Canary (Jurnee Smolett-Bell); las cuatro mujeres buscan empoderarse, tienen asuntos pendientes con el inestable mafioso Roman Sionis (Ewan McGregor) -villano conocido en los cómics como Black Mask– e intentan ayudar a la adolescente ladrona Cassandra Cain (Ella Jay Basco), quien se ha metido en problemas por robar un diamante sumamente valioso para muchos.

Tenemos una película que funciona en diferentes sentidos y de la que podemos decir ya que es una de las mejores que han hecho en Warner Bros. con una propiedad de DC. Para empezar, aquí se hace algo que no quedó del todo bien en la fallida Escuadrón Suicida: establecer detalladamente la misma personalidad que ha caracterizado a Harley tanto en la icónica Batman: La Serie Animada -donde tuvo su origen- como en los impresos en los que ha aparecido hasta ahora. Mención aparte para la introducción narrada por la propia villana, en la que explica con lujo de detalle cómo fue que terminó enredada con el Joker y que resultará en una delicia para sus fans.

Otro aspecto de la señorita Quinn que es bien aprovechado, es su interacción con el público mientras rompe con la cuarta pared y se ayuda de flashbacks para narrar su historia, tal como lo hace en los cómics. La singular personalidad de la criminal es suficiente para acaparar la atención del espectador, pero debe compartirla con sus inesperadas aliadas, quienes de igual forma tienen cada una lo suyo, brillando en diversas escenas en las que se sabe sacarle ventaja a sus dones individuales. Las actuaciones de las protagonistas son atinadas y cada una le aporta algo a sus respectivos roles, misma situación que se da con el antagonista, que sobresale gracias a lo hecho por Ewan McGregor, regalándonos a uno de los mejores villanos que hemos visto en una producción de DC.

Aves de Presa tiene un equilibrado balance entre acción y humor con toques de una girl movie sobre salir adelante siendo una mujer que tiene desventajas entre aquellos a su alrededor, de hecho es justo decir que en la trama hay un marcado mensaje feminista que le da algo más a lo que vemos en la pantalla. Por otra parte, es importante mencionar también que al contar con una clasificación para adultos se pudieron mostrar más cosas, incluyendo escenas con buenas dosis de violencia, un poco de sangre, lenguaje altisonante, asesinatos y el accidentado uso de drogas recreativas; es decir, todo lo que queríamos ver y no habíamos visto los lectores de cómics en una película de DC, recordando que las anteriores películas en su mayoría fallaban al momento de adaptar lo que pasa en las páginas.

Lo que tenemos aquí es una película entretenida e interesante que aprovecha al máximo a sus personajes, que no se toma las cosas tan en serio ni pretende ser oscuro, que es honesta y que complacerá por igual tanto a fans de los cómics como a quienes no estén tan familiarizados con Harley Quinn y el resto de los personajes que en esta ocasión le acompañan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.