Tras escandalizar a la América más puritana, La Última Casa a la Izquierda de Wes Craven se convirtió en uno de esos títulos de culto que debía verse en la clandestinidad. Para muchos una muestra de la decadencia del género y para otros una obra imprescindible; estaba claro que nadie quedaría indiferente tras su estreno. El éxito comercial del proyecto hacía inevitable la idea de una secuela que aprovechara la fama para atraer de nuevo a los espectadores. Esta nunca llegó a ocurrir –Dennis Iliadis dirigió en 2009 un notable remake del original con imágenes para el recuerdo-, pero estuvo a un paso de hacerse realidad. Y su punto de partida hubiera cambiado la perspectiva que teníamos del polémico clásico.

La Última Casa a la Izquierda 2 iba a tener más en común con la franquicia Viernes 13 que con su predecesora. Esta secuela se situaba en un campamento de verano, donde el malévolo Krug regresaba de forma injustificada de la muerte para castigar a un puñado de adolescentes con las hormonas revolucionarias. Con esta premisa, el estudio tenía claro que Danny Steinmann (Viernes 13 Parte V: Un Nuevo Comienzo) era el candidato perfecto para encargarse de la dirección.

La última casa a la izquierda

Tras la oferta por parte del estudio, Steinmann no tardó en ponerse manos a la obra. Escribió un primer guión junto a su socia Tina Landau mientras los encargados del estudio se encontraban en Cannes vendiendo la película. Una vez finalizado el libreto, Steinmann fue enviado a Wisconsin para encontrar localizaciones que encajaran con la temática veraniega de su historia. Fue entonces cuando se barajó la opción de titular al proyecto Beyond The Last House on the Left (Más Allá de la Última Casa a la Izquierda). El estudio se puso en contacto con David Hess para repetir su papel de Krug, pero aunque éste no estaba demasiado entusiasmado con el proyecto, accedió a que su nombre figurase entre los involucrados a la hora de buscar financiación.

Ciertos problemas legales (de los que Steinmann se enteró cuando volvió a Nueva York, una semana después) y la desaprobación de Wes Craven fueron los dos grandes motivos de la cancelación de La Última Casa a la Izquierda 2. Steinmann reconoció años más tarde que la noticia fue devastadora, llegando incluso a pensar que, de haber podido sacar adelante la película, su carrera podría haber sido mucho más prolífica. El director falleció en 2012 a los 70 años de edad; sin embargo, durante sus últimos años pudo recibir todo el amor de los aficionados a la franquicia Viernes 13, participando en diversas convenciones y eventos donde tuvo oportunidad de conocer a muchos aficionados de su trabajo. Os recomendamos leer la maravillosa entrevista de la que hemos extraído la información.

Aunque La Última Casa a la Izquierda 2 nunca vio la luz del día, sí lo hicieron multitud de copias del film original, como The Last House on Dead End Street (1973), Chaos (2005) o The Last House in the Woods (2008). Incluso películas como Bahía de Sangre (1971) o Violación en el Último Tren de la Noche (1975) fueron tituladas La Última Casa: Segunda Parte o La Nueva Casa a la Izquierda en el mercado americano.

Fred J. Lincoln, que interpretó a Weasel Padowski en el original, dirigió en 2004 una parodia porno que bautizó como The Last Whore House on the Left. E incluso repitió en el papel.

Nota: el autor quiere agradecer a Kevin Romeo su inestimable ayuda en el artículo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.