20 curiosidades de ‘Mad Max: Salvajes de Autopista’

Con Mad Max: Furia en la Carretera haciendo mucho ruido en la cartelera, volvemos atrás en el tiempo para ofreceros un especial dedicado a las tres primeras entregas protagonizadas por Mel Gibson en el que os contaremos todo tipo de curiosidades. Empezamos con Salvajes de Autopista, el film de 1979 que lo inició todo.

  1. El director George Miller financió la película gracias a su trabajo como médico de urgencias. Empezó a estudiar cine en su tiempo libre, y el trato con víctimas de accidentes de tráfico le llevó a ganar conocimientos sobre la violencia y destrucción vista en el film.
  2. El nombre de Max Rockatansky se inspira en el de un famoso físico vianés del siglo XIX llamado Carl von Rokitansky, que ayudó a desarrollar el procedimiento de autopsia que conocemos hoy en día.
  3. Miller se inspiró en 2024: Apocalipsis nuclear (Un muchacho y su perro) a la hora de trazar el escenario post-apocalíptico. Stone, una película australiana de 1974 dirigida por Sandy Harbutt, también tuvo mucho que ver. De hecho, algunos de los actores del film interpretaron un papel similar en Mad Max.
  4. Dice la leyenda que Mel Gibson se presentó al casting con la cara llena de moretones, consecuencia de una pelea en un bar la noche anterior. Se dice que a Miller, que buscaba tipos raros, le encantó el detalle y le seleccionó de inmediato. La veracidad de esta historia, por muy increíble que parezca, ha sido tumbada en varias ocasiones por el equipo. Por cierto: Miller quería que un actor americano interpretara a Max, pero el presupuesto se lo impedía.
  5. Rosie Bailey, la actriz contratada para el papel de Jessie, tuvo un accidente de moto cuatro días antes de iniciarse el rodaje. Fue sustituida por Joanne Samuel.
  6. El especialista Grant Page resultó herido en un accidente de moto ocurrido en pre-producción. Afortunadamente, pudo seguir adelante.
  7. El rodaje se retrasó un mes porque los profesores de Gibson en el Instituto Nacional de Arte Dramático de Australia no le dejaban terminar las clases antes de tiempo.
  8. El compresor del Interceptor de Max (un modelo Ford Falcon XB Coupe) no funcionaba en realidad.
  9. Las motos conducidas por Toecutter (Hugh Keays Bryne) y su banda (algunos eran moteros reales, miembros del club Ángeles del Infierno) fueron donadas por Kawasaki, que permitió que los actores pudieran practicar con ellas un mes antes.
  10. Solo el vestuario de Max está hecho de cuero real. El resto de personajes portaban vinilo, algo más cómodo pero complicado de manejar puesto que se rompía con facilidad. · Miller rodó la película en doce semanas sin permisos ya que, según él, no había nadie a quien pedir permiso. La producción recibió ayuda de la policía local, que ayudó a bloquear el tráfico durante el rodaje. · La escena en la que la banda de Toecutter ataca a una pareja inocente y a su automóvil tuvo que ser editada en algunos países. · La furgoneta de Nightrider que termina destruida es en realidad uno de los vehículos de Miller.
  11. Cuando Max visita a Goose en el hospital después de su accidente, la mano quemada que aparece es en realidad la de Sheila Florence, la actriz que interpreta a May Swaisey.
  12. Para decorar la tienda de helados que visitan Jessie y Sprog, el director de arte Jon Dowding robó algunas señalizaciones y cajas de leche de una tienda cercana a su domicilio. Cuando se rodó la escena, Dowding devolvió el material.
  13. Max Fairchild (Benno) es el único actor junto a Gibson que también aparece en El Guerrero de la Carretera.
  14. Cuando la cámara enfoca en primer plano a la rodilla de Max, no es la de Mel Gibson, sino a la del especialista Chris Murray. Y cuando su brazo es pisoteado por una moto, se trata en realidad del brazo de Grant Page.
  15. Cuando se estrenó en EEUU, la película fue doblada; los acentos americanos eran más fáciles de entender para el público estadounidense que los australianos.
  16. Miller se quedó insatisfecho con el resultado final.
  17. Leigh Whannell y James Wan se inspiraron en la escena final del film para crear uno de los momentos clave de la primera entrega de Saw.
  18. Recaudó cien millones de dólares en todo el mundo. Fue calificada como la película más rentable de la historia hasta finales de los 90, con El Proyecto de la Bruja de Blair arrebatándole el puesto.
  19. El film se prohibió en Nueva Zelanda debido a que la escena en la que Goose es quemado vivo dentro de su coche era similar a un incidente ocurrido unos meses antes del estreno. Se estrenó finalmente cuatro años después, en 1983.
  20. Suecia tampoco vio la película hasta 2005, emitida en televisión y disponible en videoclubs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba