20 cosas que no sabías sobre la saga ‘Scream’

Veinte años después, la sombra de Scream (Vigila Quién Llama en España) sigue siendo larga. En los años 90, la película de Wes Craven marcó un punto de inflexión en el género del terror adolescente. Muchos quisieron imitar el guión de Kevin Williamson, el inolvidable aspecto de Ghostface y la sólida dirección de Craven, pero nadie lo logró. Os dejamos pues con este especial para fans de la saga: 20 cosas que no sabías sobre Scream, Scream 2, Scream 3 y Scream 4.

 

SCREAM (1996)

 

· Kevin Williamson escribió tanto el guión del film como las descripciones de las secuelas (en cinco páginas) a lo largo de tres días, motivado por su amor al cine de terror (especialmente al Halloween de John Carpenter) y la historia real del Destripador de Gainesville. El cineasta Oliver Stone peleó contra los hermanos Weinstein por hacerse con los derechos de la historia, pero al final desistió. Por cierto: el título original de la historia rezaba Scary Movie, antes de que los Weinstein lo cambiaran a Scream al escuchar la canción homónima de Michael Jackson.

· Debido a su compromiso con el remake de The Haunting, Wes Craven rechazó el proyecto en varias ocasiones. Robert Rodriguez, Sam Raimi, George A.Romero o Danny Boyle, entre otros, recibieron la llamada de Miramax para dirigir el proyecto. A última hora, Craven abandonó la casa encantada (de la que se encargaría Jan de Bont) y optó por hacer de Scream su próxima película.

· Alicia Witt, Melissa Joan Hart, Selma Blair, Brittany Murphy y Reese Witherspoon fueron consideradas para el papel de Sidney Prescott que terminó ganando Neve Campbell gracias al consejo del hermano de Kevin Williamson, quien quería a Molly Ringwald, la musa de la comedia adolescente de los 80 (Ringwald rechazó el papel teniendo en cuenta su edad). Para Gale Weathers (Courteney Cox), Miramax tuvo en cuenta a Brooke Shields y Janeane Garofalo. Antes de ser encarnado por Skeet Ulrich, el psicótico novio de Sidney, Billy Loomis, casi tuvo el rostro de Justin Whalin (el actor Kevin Patrick Walls también probó suerte, aunque terminó en la película como Steve, la pareja del personaje de Drew Barrymore). Como curiosidad, añadir que David Arquette llegó a ser uno de los candidatos, pero Craven creyó que encajaría mejor en el personaje de Dewey. Las réplicas de Randy Meeks fueron leídas por los actores Breckin Meyer y Jason Lee, aunque Jamie Kennedy terminó llevándose el papel gracias al ímpetu de los productores –Miramax era algo reticiente a la elección-. Charlotte Ayanna y Rebecca Gayheart fueron preseleccionadas para el rol de Tatum, un trabajo que finalmente llevó a cabo Rose McGowan.

· Roger L.Jackson, el actor que prestó su voz a Ghostface en las conversaciones telefónicas, nunca se encontró con el reparto principal. Craven no quería que los intérpretes asociaran su rostro al psycho del otro lado de la línea.

· Fueron cinco las personas bajo el disfraz de Ghostface: los especialistas Dane Farwell y Tony Cecere, Wes Craven (cuando Casey golpea al asesino con el teléfono), Skeet Ulrich (en la escena en la que Ghostface se sitúa detrás de Randy para apuñalarle) y Neve Campbell cuando se defiende del ataque de su novio.

 

SCREAM 2 (1997)

 

· El guión original de Scream 2 (títulos alternativos: Scream Again, Scream LouderScream: The Sequel) fue filtrado en Internet semanas antes del rodaje. En él, se desvelaban tres asesinos: la pareja formada por Hallie y Derek (también amantes), y Debbie Salt (la madre de Billy Loomis). En el acto final, Cotton Weary dispara a Salt y mata a Gale; el final que Williamson tenía describía a Sidney y a Cotton apuñalándose hasta la muerte antes de caer al suelo.

· Matthew Lillard (Stu, uno de los criminales del primer Scream) hace un cameo muy discreto en la escena de la fiesta a la que acuden Sidney y Hallie. En el fondo, Mickey (Timothy Olyphant) recibe un abrazo de un rubio con gafas de sol cuya cara nos es bastante familiar. El cabello teñido de Lillard tiene su explicación en el film Experimento Chiflado, de 1998.

· La acomodadora que entrega el disfraz de Ghostface al público de Stab (Puñalada) es Paulette Patterson, una fan de Scream que ganó un concurso de la MTV cuyo premio consistía en participar como extra en la película.

· Robert Rodriguez dirigió todas las escenas de Stab (Puñalada) -el meta film creado a partir del libro de Gale Weathers Los Asesinatos de Woodsboro– con Heather Graham, Tori Spelling y Luke Wilson. Como curiosidad, Spelling (que ya era mencionada en la primera entrega) fue nominada al Premio Razzie por su interpretación.

· Craven y su equipo rodaron una escena (finalmente descartada) en la que Ghostface aparece en la torre del campus observando a los protagonistas.

 

SCREAM 3 (2000)

 

· El cameo de Carrie Fisher (la princesa Leia de Star Wars) estaba reservado a Jamie Lee Curtis, la scream queen que rechazó el papel tras decir adiós -al menos de momento- a la saga Halloween con Halloween H20 (curiosamente, el decorado de la escuela es el mismo en el que se desarrolla el climax de Scream 3).

· La popularidad del personaje de Randy Meeks (Jamie Kennedy) invitó a los productores a pensar una forma de devolver al personaje a la vida tras su muerte en Scream 2. Al parecer, Meeks había sobrevivido al ataque y su familia había logrado falsear su muerte para protegerle. La idea fue descartada, pero el nerd del terror regresó en forma de vídeo para explicar a sus amigos las reglas de una trilogía.

· Al estar ocupado con su debut en la dirección (Secuestrando a la Señorita Tingle), Kevin Williamson fue sustituido por Ehren Kruger a la hora de escribir el guión. Su propuesta -que nos llevaba de vuelta a Woodsboro– comenzaba con Sidney y una amiga siendo atacadas por Ghostface. Aunque logra salir ilesa, la joven es testigo de una nueva serie de crímenes… Crímenes falsos, como se revela al final, cometidos por un grupo de fans de Stab (Puñalada) cuyo único objetivo es ser famosos y formar parte de la historia del pueblo. Cuando tuvo lugar la masacre de Columbine, Miramax optó por utilizar una historia de Kruger que tenía lugar en Hollywood, rebajar el nivel de sangre a niveles ínfimos y desechar el siguiente punto.

· Por increíble que parezca, el personaje de Stu (interpretado por Matthew Lillard en la primera Scream) iba a regresar en esta tercera entrega. Según Ehren Kruger, Stu había sobrevivido y planeado todos los asesinatos desde su celda. Pero como apuntamos arriba, la tragedia de Columbine cambió el plan previsto.

· Debido a su apretada agenda, Neve Campbell solo pudo estar en el set durante veinte días. La actriz usó una peluca para ocultar su caracterización en el film que rodaba al mismo tiempo, Todos la Querían… ¡Muerta!.

 

SCREAM 4 (2011)

 

· En uno de los primeros guiones, Gale y Dewey eran padres de un bebé, pero la idea fue finalmente descartada. La misma suerte corrió el arranque inicial, que contaba cómo Sidney era atacada y dada por muerta.

· Ehren Kruger reescribió parte del guión de Kevin Williamson (ocupado con Crónicas Vampíricas para la CW). «Yo acepté hacer la película con un guión de Kevin, pero desafortunadamente algunas cosas cambiaron durante el rodaje» añadió posteriormente Craven.

· La primera entrega de la saga en usar cuchillos hechos por ordenador (Craven odiaba las réplicas de goma o retráctiles usadas en anteriores películas), en tener a dos víctimas del mismo sexo en la introducción, en prescindir del Red Right Hand de Nick Cave y en no contar con Patrick Lussier como montador.

· El film con el recuento de cadáveres más alto de la saga.

· Scream 4 iba a ser la primera de una nueva trilogía, pero su pobre rendimiento en taquilla canceló el plan. «Propuse Scream 4, 5 y 6. Todo está en mi cabeza, y en mi ordenador», comentó Williamson hace unos años. En el final original de Scream 4, Jill sobrevive, pero descubre horrorizada que Sidney no ha muerto. Después de la muerte de Wes Craven en 2015, ¿sería posible un Scream 5? Williamson responde: «Sin él, tienes que saber el cómo y el por qué, y yo no sabría hacerlo sin Wes y no sé si por qué tendría que hacerlo». Neve Campbell añade que sería algo «doloroso. No significa que fuera imposible, pero sería todo un reto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.